Todo mal: El peor motivo para bajar de peso y la peor forma de hacerlo

Hace tiempo que no me encontraba con algo tan indignante en la web. De verdad que sí.

Onda, llego y me cruzo este tipo de cosas y me dan ganas de salir a quemar Transantiagos.

Francamente.

En esta historia se resumen todos los puntos de la vida que no hay que hacer JAMÁS. 

Este es el caso de Paige, una joven de 22 años. Pesaba 145 kilos y tenía una relación amorosa con un sacohuea. Un imbécil que -mientras mantenía relaciones sexuales con ella-, le dijo que no podía seguir porque era muy gorda. 

Según publica BioBioChile, después de eso, la pobre quedó destrozada (es como obvio), así que se puso a hacer una dieta a base de jugos, y bajó 50 kilos. Pero como ese tipo de cosas no se debe hacer, su pobre cuerpo empezó a sufrir las consecuencias: desorden emocional y hormonal. Es decir, muerte y desolación.

Recién ahí es cuando Paige se avispó y dijo que ya no más. Terminó con el hombre horrible y se puso las pilas para bajar de peso de forma sana. Un pésimo ejemplo para todas, por muy impresionante que sea el cambio ¿no creen?

Ya, no va a faltar la que me diga “fue por su bien” o “ahora es feliz así”. Claramente ahora está mucho mejor por donde se le vea, es cosa de ver su sonrisa. Sin embargo, las razones del por qué bajó de peso y cómo lo hizo son las peores.

Primero que todo, si un pololo/novio te dice eso, entonces es que realmente no te quiere y merece recibir una patada que lo mande derechito a la calle. Si encuentra que estás gorda y está realmente preocupado por tu salud, te lo dirá en otro momento, pero no cuando están teniendo relaciones, que es cuando una más vulnerable se siente. ¿Se imaginan si alguna mujer le dice a un chiquillo que tiene el pene pequeño mientras están teniendo sexo? Es como lo mismo, a gran mayoría de ellos la autoestima se les va a la punta del cerro con algo así (ejemplo básico, pero fácil).

Segundo, la forma en que baja de peso. Dietas extremas, sólo un tipo de comida o vigorexia, sea como sea, fue insano. Bajar 50 kilos, es decir, casi un tercio de su peso, en tan sólo 3 meses, es realmente preocupante.

El cuerpo está acostumbrado a ciertas rutinas, por lo que cambiarlas de un rato para otro podría provocar daños irreparables. Esperemos que ese no sea el caso de Paige.

Lo bueno es que reaccionó antes de que fuera muy tarde, y terminó de bajar de peso con ejercicio y comida saludable, como debe ser. Pero harto pava que fue la socia, porque no es el modo.

Lo bueno es que después de todo el torbellino, ahora se siente bien. Ojalá nunca más vuelva a estar con un pedazo de imbécil como aquel. Tal como ella misma dijo, si TÚ no estás conforme con TU cuerpo, debes hacer algo al respecto, pero hacerlo bien. 

Y la lección más grande de aquí -aparte de tratar bien tu físico y no dañarlo así-, es que si vas a hacer un cambio, debe ser porque tú lo quieres, no porque un tipo te diga que Él no está conforme con TÚ cuerpo. Les recomiendo este post antiguo sobre maltrato emocional que ayuda a identificar a ese tipo de personas. 

Y si quieres empezar a cambiar tus hábitos, lo que siempre recomiendo es hacer ejercicio. Puede ser un poco pajero al principio, y obvio que hay que tener motivación, pero es muy beneficioso para tu cuerpo. Da lo mismo si después nos tomamos un helado o comemos papas fritas, tu cuerpo lo agradecerá. Acá hay un post donde les comento cómo empezar si es que han sido sedentarias toda la vida. 

¿Qué creen ustedes? ¿Soportarían que alguien las tratara así?

Cami Navarrete

Mami chula de este blog. Periodista picá a fashonblagger que gusta hacer reviews de productos de belleza, ir a conciertos, bailar en el agua y los perritos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *