¿Por qué nos gusta Maluma, si es un hueón tan común?

Aún no empieza el festival y ya está dejando la escoba en Viña. Onda, de verdad que todas las cabras andan con los chiteco en la mano persiguiéndolo entre los locales de comida tradicional y la casa que se arrendó en Concón para estar con toda su familia.

¿Por qué será que nos gusta tanto este cabro llamado Maluma?

Esta es una razón muy clara, por ejemplo.

Debo confesarme aquí y ahora: a mí igual me gusta. Onda, pa la vista es súper iguols y sus canciones son RE oreja, no hay forma de que no te sepas la letra ni de que se te mueva la pelvis cuando suena en un carrete (o en el metro, la tele, la calle, porque está sonando heavy).

Pero si lo piensan, Maluma es un hueón súper normal. Onda, he visto cabros iguales en el gimnasio (trabajados, tatuados, corte de pelo producido, buena pilcha, etc). Ninguna novedad. Excepto que sí tiene un ALGO.

Con esa cara igual le digo que sí.

El loco tiene los ojos siempre a medio cerrar, como que te jotea con su presencia. Además, su andar es más lento, ergo, sus movimientos más sensuales. El tono de su voz también es preciso (y eso que me carga el acento colombiano) y la forma en que se dirige a la gente igual tiene su qué.

En resumen, el loco te mata más con su actitud que con su físico. Porque cabros como él hay MILES.

En esta foto se ve igual que el minoco de la Ariana Grande en “In to you”.

Además, no sólo le basta con ser encantador, sino que es buena persona (o al menos eso proyecta). Es atento con las fans, se preocupa de ellas, y como si fuera poco es solidario (¿cacharon que sus ganancias de Viña las donará al Desafío Levantemos Chile? REGIO PO). Espontáneo total.

Y pucha, también es mamón y papón. Su nombre artístico es la mezcla de Marlli, Luis y Manuela, los nombres de su mamá, su papá y su hermana chica respectivamente (ADORABLE SÍONO).

Eso sí, todo tiene un PERO: en sus inicios era bastante cuma, y de verdad que era un NO rotundo. Sino, vean este video, porque yo quedo así como NOPE NOPE NOPE. Ojalá nunca se saque la barbita linda porque con eso uff.

¿Les gusta a ustedes igual? ¿Esperan encontrarse con él en Viña?  ¿Gritarán cuando lo vean en la tele el viernes? Lo que es yo, sólo lo seguiré mirando con aprobación y bailando sus canciones (sólo las decentes porque pucha que ha metido la pata con esa ordinariez del trap), y esperaré a que cumpla 30, porque si en 5 años se le fue la cumidad para quedar como el guachito que es hoy… ayayay. Sin duda, un acierto para la parrilla del Festival de Viña del Mar, porque este cabro está en su mejor momento musical.

Cami Navarrete

Mami chula de este blog. Periodista picá a fashonblagger que gusta hacer reviews de productos de belleza, ir a conciertos, bailar en el agua y los perritos.

4 Comments

  1. Claramente tuvo excelentes asesores de imagen y de “personalidad”, y sin duda es un encanto con patitas. A mi en lo personal no me gusta el regetón, pero me confieso fan de algunas de sus canciones. Creo que todo él proyecta algo que nos deja locas. Espero que continúe por ese camino de pulirse y, bueno, sino es mucho pedir, en la afinación y letras de canciones. Le deseo éxito (aunque ahora mismo le sobra).

    • Eso sí, le falta un montón como artista musical (no canta NADA jajaja) Saludos, Luany!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *