Cómo es el plus size en el retail chileno: Parte IV – Un paraíso llamado La Polar

Suele pasar que cuando dices “La Polar“, la gente te mira con cara de IUK. Pero la verdad, cuando entré a la tienda, encontré mucho más de lo que había imaginado.

He retomado este experimento shoshial de evaluar a las tiendas de retail en Chile, para tener una visión de cómo se comportan con las tallas grandes. Sé que lo dejé botado varios meses, pero con el cambio de temporada y el huracán fin de año no había podido recorrer las tiendas como se debe.

Para las que no saben, asunto es bien simple: de acuerdo a lo que vea en la tienda a la que entre, evalúo con nota de 1 a 7, en aspectos como variedad, calidad, precio, entre otros y les comento qué me parece. Ojo que las fotos son tomadas súper a la rápida y escondidas, porque está prohibido (así que vienen con cero amor). Eso sí, en esta ocasión quise agregar un desafío más: encontrar ropa que me guste, que coincida con mi estilo y que me quede bien (no apretada, BIEN).

La Polar: Llegar y llevar

Ya sé que ese es el claim más antiguo del mundo, y que después del famoso atado que tuvieron con las tarjetas, ya nadie confiaba en la tienda. Por esto, comenzaron a reinventarse, con nuevas marcas y otras renovadas, tanto para sus líneas juveniles como para las adultas.

Fui a la tienda que está en Puente, pasada la Plaza de Armas de Santiago (porque es la más grande y la que estaba más cerca de mi casa, jeje). Lo primero que me encontré fue con este corto, pero conciso mensaje: MODA. Esto es lo que vine a buscar, y esperaba encontrarlo.

En este apartado, estaba la ropa Zibel (sí, la misma de la marca de Zamorano). Me habían comentado que era un poco ordinario el diseño de la marca, sin embargo, sólo me encontré con cosas bonitas. Los tonos más usados: negro, blanco, gris y verde oliva (me encanta que tengan una paleta igual a la de mi clóset jejeje).

Lo bueno de Zibel es que es ropa muy transversal: puedes ir a trabajar, a un carrete o vestirte en el día a día casual con ella. Tiene un toque muy rocker, y lo mejor es que llega hasta la XL, por lo que sí es apta para un segmento Plus Size (YAY!).

Un trench rojo + una blusa con detalles en blanco, que me llevaría directo al hogar.

Por otro lado, hay otra línea, totalmente contrastante con Zibel: Alma Romantic Clothing. Tengo entendido que es una marca propia, que por lo demás tiene diseños del corte hippie chic, romántico y básicos (muy coloridos). Lo mejor: tallas hasta la XL (y me atrevería a decir que dan para una XXL), así que totalmente aprobada.

Dentro de las prendas que más me gustaron (pero que no siempre tienen que ver con mi estilo), encontré estas cuatro. Muy combinables y de telas suaves.

Y ropa que, con los accesorios y la forma adecuada, puede servirle tanto a mi mamá como a mí. Muy transversal todo. 

El maravilloso mundo llamado EXTRALINDAS

Yo sé que varias de ustedes está leyendo esta nota por esta marca. Fue anunciada con bombos y platillos hace algunos años y me atrevería a decir que este fue el primer intento del retail en diversificar sus tallas a ropa XL, pero REALMENTE XL, llegando hasta la talla 56.

Cuando apareció esta línea por primera vez pensé dos cosas: 1) que el nombre era terriblemente ñoño y 2) que apostaba mi vesícula porque iba a ser ropa feísima. Créanme si les digo que fui de las primeras en ir a vitrinearla a La Polar que hay en El Trébol en Hualpén y pucha, the horror. En un inicio, les juro por dioc que encontré la ropa horrible. Sin embargo, con el paso de los años, Extralindas también se ha vuelto extralinda.

Este año quedé gratamente sorprendida. La línea que tienen es MUY LOLEIN, y el corte de la ropa no es de sacos, sino que de tallas grandes (EN SERIO NO ES MUCHO PEDIR, GRACIAS). Las pinzas donde corresponden, las sisas de las mangas del largo correcto y por sobre todo, diseños bonitos, sobrios y usables.

Blusa linda para usar con pantalones, chaleco camel brillante muy combinable y blusa larga para usar a pierna pelá o con calzas.

A primera vista, la zona de Extralindas se ve así:

VEO COLORES LINDOS Y CERO CARPAS

Y del otro lado, más cosas lindas y de colores variados:

No soy muy amiga de los colores, PERO esto estaba VEYO.

Lo que más me gustó en esto es que justo antes de pasar a La Polar entré a otro retail donde una niña gordita (que debe haber tenido como 16) se veía muy frustrada porque nada le quedaba. Pero me la pillé acá también, y se veía mucho más aliviada, probándose cosas que sí le gustaban.

De verdad que me gustó todo lo que vi, calzas, jeans, chaquetas, de todo!

Eso sí, hubo como dos cosas que no me gustaron, y que eran estos suéteres de mamá muy fomes, pero es lo de menos.

Pero no sólo me llevé esta grata sorpresa de Extralindas. Me moví al sector juvenil, donde hay dos marcas: Mila y Fiorucci (gracias por volver, la amo demasiao), y paf, también habían tallas para todas. En su espectro juvenil sosí, así que no hay que ilusionarse mucho.

Ojely con el polerón de “Meowie”

Menos ondera que Fiorucci, como pa la cabra piola.

Justo al frente de esta parte está la zona de jeans, una pared completa con muchos modelos de diversas marcas (mayormente chilenas como Ellus, Efesis y las marcas propias de La Polar). No le pude tomar foto eso sí, ya que un guardia de la tienda me retó, jejeje.
Quise ser patúa y me llevé uno que amé mucho de Fiorucci talla 46 al probador (porque en la vida hay que atreverse) y adivinen qué? Me quedó PICHO CALUGA.

Favor de obviar mi cara de tuto y el pelo chascón, era domingo y quería quedarme acostá.

Y bueno, esta plantilla sobre los jeans la he visto en varios retail últimamente, pero en La Polar es la primera vez que veo modelos con “cuerpos promedio” y no con “cuerpo de modelo” (por no decir muy muy delgado).

Debo decir que de La Polar me fui muy feliz. La diversidad de tallas fue la que me dejó más contenta. Y de verdad espero que este tipo de etiquetas (como la que me encontré en la zona de los jeans) pueda verla más seguido y en muchas otras prendas:

 

EN RESUMEN:
– Qué tan plus size era?:💎💎💎💎💎💎💎 MUY PLUS SIZE. Si bien no todo era enfocado a las tallas grandes, dentro de todas las líneas puedes encontrar tallas de este tipo (y pequeñas igual, ojo).
– Calidad:  Mayormente de buena calidad. No qué bruto que buena, pero sí te durarían más de una temporada.
– Diseño:🎀🎀🎀🎀🎀🎀 Soñaos. Para todos los gustos y los talentos del vestir.
– Variedad: 🔮🔮🔮🔮🔮🔮 Muchísima. Romántico, darks, full denim, lo que querai.
– Precio: 💸💸💸💸 Lo encontré un poco caro. Casi todo estaba a 15 lucas. Debe ser porque estamos en plena temporada aún.
– Lo recomiendo?: 💅💅💅💅💅💅 Súper sí. A todas las chiquillas que andan buscando cosas con harto estilo, no sólo se encontrarán con básicos.

¿Han probado suerte en La Polar? ¿Les gustaría vitrinear acá? A mí no me había llamado la atención hasta que entré a escribir este post, así que la tendré en mi lista del vitrineo para cuando vaya a comprar 

Capítulo anterior: Jhonson + Dijon | Capítulo siguiente: Ripley!

Cami Navarrete

Mami chula de este blog. Periodista picá a fashonblagger que gusta hacer reviews de productos de belleza, ir a conciertos, bailar en el agua y los perritos.

4 Comments

  1. Sabes dónde encontré más tallas grandes y el avance de la temporada antes que San Miguel (mi comuna)? En Puente Alto. La razón? No se pero se las dejo ahí y también por recomendación de una mujer que conocí en mi trabajo fui al Hites de la Plaza de Puente alto, que de por sí es más barato que La Polar pero menos variedad para las jóvenes de 30-

    Saludos! Buen artículo :)!

    • Plop!! Pero es un súper buen dato, que las demás chicas tamién lo vean 🙂 gracias por compartirlo!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *