Review | Experiencia Nashi en Palumbo y cómo mi pelito quedó hidratado en 10 minutos

Ya parezco grabadora, pero vaya que experimento con mi cabellera de Pony. Sobre todo si se trata de cuidado, busco siempre los mejores tratamientos para darle vida luego de las decoloraciones y para mantener el color.

Por eso mismo, los chicos de Palumbo me invitaron a probar la Experiencia Nashi, que promete devolver la suavidad, brillo e hidratación al cabello que está dañado, reseco o químicamente tratado.

La verdad es que nunca había escuchado de esta marca, y me llamó un montón la atención, así que fui a Palumbo del Costanera Center (está dentro del Jumbo, en el piso 1). Pensé que no lo lograría, pero pese a que eran más de las 21 horas (y estaban por cerrar) me atendieron con calma y de muy buena manera ¡Muchas gracias!

Paola fue la encargada de aplicarme el tratamiento y explicarme de qué se trataba. Primero, ocupó un shampoo de L’Oreal Professionel para limpiar profundamente el cabello, abrir la cutícula y dejar que los siguientes productos pudieran penetrar bien en la hebra capilar. Yo estaba re asustada, porque suele suceder que con esos shampoos mi rizos se pierden y el color se me va rapidísimo, pero por suerte no pasó nada.

Tenía miedito, debo reconocer.

Luego, aplicó el shampoo Nashi hidratante, enriquecido con una combinación de elementos naturales, entre ellos Aceite de Argán y de Lino. Ambos elementos aportan en la hidratación, devolviéndole la suavidad al cabello.

Luego, aplicó un aceite y una máscara al mismo tiempo, de la misma línea y con los mismos ingredientes. Lo genial de este paso es que iba junto a un masaje EXQUISITO (y que agradezco mil porque venía saliendo de una reunión que duró 5 horas), cuya misión es presionar los puntos del cuero cabelludo donde se activa la circulación y por lo tanto, se refuerzan los folículos capilares.

Paola fue demasiao amorou <3

El masaje para mí fue eterno, pero en realidad dura cerca de 8 minutos. Luego, se enjuaga y el aroma que queda es exquisito, muy suave y placentero.

En este proceso no se necesita aplicar calor (de hecho no lo recomiendan), así que Paola sólo me aplicó la crema que suelo usar para peinar los rizos (Full Swirl de la línea Curvaceous de Redken), y luego un poco de calor con el secador + difusor.

Se mueren: los rizos me quedaron exquisitos!! El cabello muy suave, y liviano (perdí un poco de volumen pero gané hidratación), y de verdad que vale muchísimo la pena.

Si quieren aplicarse este tratamiento, pueden pedirlo directamente en Palumbo. Tiene un costo de $18990.- y también pueden llevarse algunos de los productos de la línea a casa ¿Les gustaría intentarlo?

Cami Navarrete

Mami chula de este blog. Periodista picá a fashonblagger que gusta de hablar de cosas de niñas, ir a conciertos, bailar en el agua y los perritos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *