Totto lanza su línea de mochilas y bolsos 2017 (y puedes llevarte una) + Concurso! [CERRADO]

Estoy segura que varios concordamos en que marzo es un mes terrible (y eso que no voy a clases, no tengo ni hijos ni auto💁). No sé por qué #una se contagia con todo el estrés que esta época representa, PERO para ablandarlo un poquito les recomiendo que lean hasta el final (jiji).

Son varios los que empiezan a ir a la U, o tienen mil reuniones en la pega, y qué peor que no contar con una buena mochila o bolso para llevarlo, cierto? Al menos, mi espalda sufre un montón cuando tengo que moverme con el equipo para el gimnasio, el compu y todo lo demás que suelo llevar a diario 💀

Por esto es que la marca colombiana Totto es líder en diseño y ergonomía: sus productos son particularmente cómodos, además de entregar la funcionalidad que necesitas.

Para evitar problemas lumbares, Totto recomienda que la mochila abarque toda la región dorso lumbar, con un soporte de peso igual a cada lado y correas acolchadas (para que no sufran los hombros). Como referencia, lo ideal es que tu mochila no pese más que un 15% de tu peso total 👈

Esta temporada, Totto trae una nueva colección no sólo para nosotros los adultos, sino que también para niños (todo muy transversal) 👶

Además, los diseños para #una son bellísimos, muy neutrales y combinables. Por otro lado, hay un bolsillo para todo (les juro que siempre ando con las cosas perdidas en la cartera, mas no en la mochila) y como los cierres tienen los espacios para asegurar con un candado, puedes usarla sin miedo del cartereo o el lanzazo (qué atroz tener que decir eso, pero bue).

🌟 CONCURSO TIME 🌟

¿Te quieres ganar una de estas dos mochilas? Entonces cuéntame en los comentarios cuál es tu anécdota más chistosa del colegio o la universidad que tenga que ver con el bolso que llevabas en esa época (les habla una EX OTAKU CHAPERA, chao). Las más graciosas se llevarán una mochila Totto a casa, ¿qué mejors? 👜

👉 Tienen hasta el lunes 20 de marzo para participar, no olviden leer el disclaimer.

No olvides seguir a Totto en Facebook, Twitter e Instagram!

GANADORAS! 
Acá les dejo los pantallazos de las historias más diver, en serio chiquillas se pasaron!!

1) Carla Contreras y sus ¿GUINDAS?

2) Pamela González y el calzón cochino:

Y COMO EN NO SOY FASHIONISTA LAS QUEREMOS MUSHO, HAY UNA MOCHILA EXTRA!
3) Jackie E. Bennet y el lanza fail:

Cami Navarrete

Mami chula de este blog. Periodista picá a fashonblagger que gusta hacer reviews de productos de belleza, ir a conciertos, bailar en el agua y los perritos.

7 Comments

  1. A ver, yo siempre pasaba bochornos por no estar a la moda, elegía mochilas por el espacio, para poder llevar todos mis libros, así super nerd. De básica usé la famosa mochila de jeans pero justo cuando ya había pasado la moda, ahahah

    Pero lo que recuerdo con un bolso fue que cuando iba al colegio íbamos a hacer tareas a la casa de una compañera, la única que tenía pc en la época. (estúdiabamos computación sin pc) Yo tenía una mochila que parecía mochila de campaña, roja , con muchos broches de esos de enganche, por ende, tenía varias tiras colgando. Llegué a la casa de mi amiga e íbamos a su cuarto a hacer la tarea cuando siento un peso extra en mi mochila que me tira para abajo y veo que era su gata, que en ese entonces, era una bebé de tres meses. Después de reírnos y hacer que soltara la mochila, hicimos la tarea e íbamos saliendo al colegio cuando siento la mochila más pesada de lo normal. Con curiosidad abrí la mochila y me cuenta que la gatit se había metido dentro de la mochila! Y casi me la llevo al colegio!!

    Creo que fue al único ser vivo que le gustaron mis mochilas feas, ahahaha

  2. Hola, pucha parece que todas las historias contadas serán tragicomedias jajajaja Las mías son simples y medias fomeques pero ahí van, hagan el ejercicio de imaginar el panorama. Estaba caminando en el patio de mi colegio con número hacia los baños, obvio que el patio era de tierra (esa amarilla y que dolía más que la cresta si te caías xD), y yo muy bacán con mi mochila tipo morral, de esas en que todo el peso estaba en el fondo y donde al caminar rebotaba y te pegaba en la espalda jajaja de la nada pisé mal y me saqué la chucha, como una zariguella al suelo. Mi yo de 12 años humillada en el suelo con la mochila en toda la cabeza, fue horrible porque hasta la tía de la cocina (que haciendo memoria estaba fumando, WTF), se cagó de la risa ¬¬.
    El otro recuerdo es cuando en la media, estaba en primer año (Liceo Vicente Alberto Palacios Valdés, de Tomé, con orgullo), y no tenía un puto peso, fueron vacas raquíticas y para “mejorar” mi mochila azul mega simple, compré una flor FALSA (una especie de maravilla grande, pero hasta en eso era pirata), le pegué la flor en la parte grande y le puse un trozo de forro transparente encima para que no se mojara (todo eso pegado, que horror), yo me creía la muerte. Eso, hasta que mi profe de Matemáticas, y jefe, aka NAZI, la quedó mirando un día y me preguntó frente a todo el curso que qué mierda era eso, si bien cuando le dije que era una flor no dijo nada, me miró con cara de que yo tenía un problema psicológico 🙁 y no, pero de que se veía medio marginal, sí.
    !Saludos!

  3. A mi se me reventó el yogurt primer día de clases en la U, mochila y cuadernos nuevos a la basura ajajaj y lo peooorrrsh es que llebaba documentos y weas de la U 😑 nunca más yogurt Nestlé y sus frases motivadoras tipo “Disfruta la vida con Nestlé” “Sonríe la vida es muy bonita”, etcétera.

  4. Ay lo mío es cortito y humillante, primer día de enseñanza media, dormida en clases voy a sacar el mísero cuaderno “todo en uno” …meto la mano a la mochila… y saco UN CALZÓN SUCIO (mío)!! No sé cómo llegó ahí, lo escondí tan rápido como pude y no abrí más la mochila ese día… qué horror! Me sentí como ropa sucia todo ese día!

  5. Tengo un tema con las mochilas, las uso mucho porque me gusta cargar todo ya que soy olvidadisa y pierdo las bolsas cuando compro. No me gustan las carteras, ahora tenia una fea de esas que son de promociones, que la habia recogido de una tienda donde donan cosas para quien lo necesite, para mi era practica pero un dia hacia tanto frio que entre a la tienda que estaba al lado del paradero porque mi bus pasaba en 20 min… me senti mal estar todo el tiempo dentro de la tienda haciendo la hora, que me compre otra mochila porque en realidad todas eran mejor que la mia.
    En el colegio llevaba todos los cuadernos y libros de la semana para no olvidarlos en casa, pero siempre llegaba a casa dejando la mochila en la sala…

  6. las leí todas y creo que la mía es la historia más looser.
    Tenía una mochila imitación kipling que compré en una americana. La usé para ir a entrenamiento de basket en la básica, y como una se tenía que duchar en la casa (profe varón v/s colegio de monjas), iba la mochila vacía. Sólo la usé para el pase escolar y las llaves de la casa.
    Cuento corto, me fui colgando en la micro y se me cayó. Sip, se me cayó por la puerta y nunca más la vi. Vuela alto, mochila.

  7. ¡Me encantan las historias de mochilas y tengo varias muy loosers jajaja!

    En el colegio era mega nerd, nunca estuve a la moda y mi mamá nos compraba las mochilas que vendían en los servicentros (que igual me duraban!). Me acuerdo que en la básica mi mochila era tan larga, grande y pesada, que mi silla se caía cada vez que me paraba del asiento. El problema, era que día por medio llevaba yogur con fruta de colación y se reventaba siempre entre medio de los cuadernos, (porque no tenía compartimentos) así que tenía que partir al baño a lavarla y sacarle el olor a vómito de guagua xD. Menos mal siempre los tenía forrados.
    Y bueno, me siguió pasando hasta la U, pero al menos llevaba el yogur en una bolsita plástica xD.

    Cuando estaba en el liceo, me compraron una head horrorosa de esas que tienen como un metro de largo(?)ancho(?) y me decían tortuga porque parecía caparazón la tontera. La llenaba con tantos libros y cuadernos que cuando me subía a la micro me iba para atrás de tanto peso. Una vez subiendo el primer peldaño me fui de espalda a la calle y por suerte, había un caballero atento que me agarró la mochila y me salvó de la muerte prematura. Pobre.

    En la U me puse más original y mi mamá me regaló una mochila de cuero que se convertía en cartera y que todas envidiaban (ayia). La cosa es que era tamaño mediano pero yo metía libros, agendas, estuches, comida, ropa, etc.
    Un día estaba pololeando en los pastos de la U, y mirando perdidamente los ojos del hombre pololo, me olvidé del mundo. No sé cuanto rato habré estado en mi hipnosis, pero cuando reaccioné mi mochila ya no estaba a mi lado. Perdí todo. Todavía me duele haber sido tan pava y todavía quiero recuperarla.

    La última mochila linda que tuve, me la regaló mi abuelita y también le saqué el jugo. No sé por qué una cree que tiene que llenarla a más no poder y a veces les exige demasiado.
    Un día iba mega apurada caminando *corriendo* por san diego, (regia estupenda como si estuviera en america’s next top model), cuando derrepente siento un tirón llegando a metro u de chile. Pensé que me la había tirado alguien, que me estaban robando, pero me di vuelta y mi mochila estaba medio metro más atrás en el piso, con los tirantes cortados.
    Rápidamente la recogí y entré corriendo al metro. Adiós, me dijo tyra banks en mi mente.

    Bonus:
    Un día estaba en ellos colegio, cuando de repente el profesor recoge una calceta del piso y pregunta de quien es. Yo me estaba riendo en mi interior del/de la pobre dueñx, cuando me acuerdo que en la mañana se me había perdido una calceta y me había puesto otras porque no la encontré. Era mía. Se había enredado en mi mochila y como en la mañana uno anda zombie, nunca me di cuenta. Avergonzada levanté la mano y la guardé en la maldita mochila con velcros.

    Saludos!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *