Karl Lagerfield para Falabella: ni tan maravillosa ni tan MEH

Ya sé: el hype pasó hace un ratito no más, y por lo mismo me he decidido a publicar ahora  (y no antes) el review a la línea de colaboración de Karl Lagerfield para Falabella. Esta moda de traer diseñadores y sus licencias a los retails comunes y corrientes me encanta, ya que nos acerca un poquito a aquellas firmas que jamás vamos a usar (porque pa qué estamos con cosas, comprar en la tienda de Karl Lagerfield una polera básica es como quedarse sin pagar el arriendo.

Si bien la línea se lanzó primero en el Alto Las Condes (porque obvio), para mi comodidad fui al Falabella del Costanera Center. Así podría tener una vista de qué prendas más “masivas” habían traído, y si es que nuestras amigas argentinas (que por estos días andan arrasando con todo el retail de Chile), nos habían dejado algo.

La colección es sí es VEYA. Muy sencilla, usable y fácil de combinar con cualquier cosa que haya en nuestro clóset porque, claramente, el estilo elegante y minimal de Karl Lagerfield lo permite. Los colores predominantes por supuesto que son el blanco y negro, y los brillos, cuentas y lentejuelas también toman parte importante de la colección.

Lo bacán de la colección es que trae una propuesta muy fiestera, especial para fin de año donde todos andamos buscando vestido choro pal carrete de la empresa, el matrimonio o la licenciatura/gala.

Además, tiene varios modelos de jeans y poleras básicas, que van desde a la 34 a la 44 y de la XS a la XL, respectivamente.

Fue justamente en la parte de los pantalones donde comenzaron los problemas. De partida no habían más tallas, y según me comentaron las vendedoras que habían en ese momento, sólo llegaron hasta la 44 (al menos en esa tienda). Además, tampoco habían pantaones talla 34, sin embargo, esto pasó porque se agotaron muy rápido (recordemos que  a las amigas que tienen esa talla igual les cuesta mucho encontrar jeans con buen calce).

De todas formas quise probar si es que la 44 me quedaba bien (en otras marcas, los jeans de esa talla me quedan perfect), y NO HUBO CASO. Me quedaron un poco más arriba de las rodillas, y no subieron más. KEPENITA 🙁

En tanto, a las blusas les pongo un 5. Me probé varias que, si bien me entraban, no tenían un calce adecuado. Adivinen dónde: EN LAS PECHUGAS. No sé qué les pasa a los fabricantes de ropa que insisten en las planicies y no pos, por muy poquita pechuga que tenga una, hay que hacerle la pinza igual.

De todas formas, estas dos fueron mis favoritas (la de lentejuelas me apretaba un poco, pero considerando que con esta tela hay cero posibilidad de elasticidad, no la evaluaré mal).

Por otro lado, habían vestidos muy lindos como para usar en ocasiones más formales (yo carepalo usaría este para ir a la oficina). Y si bien las tallas andaban por ahí no más, el calce (al menos en los vestidos) era mucho mejor que en el caso de los pantalones y blusas.

Una de las prendas que se sacaron un 7 en el calce fueron las chaquetas. Habían de varios materiales, como cuerina y jeans (ojo que algunas son de cuero real). Y me probé todas las que pillé en talla L y XL y me quedaron todas bien (aunque la blanca la amé, si hubiera sido un poquito más larga, me la llevaba).

Habiendo revisado todo lo disponible en la tienda, me fui con lo que más me había llamado la atención: la blusa de lentejuelas, el único jeans 44 que pillé (y que ya sabemos que no pasó ná), unas poleras y un peto/croptop MARAVILLOSO al que le eché el ojo y pensé que no había por dónde que me entrara pero GUÁ me quedó súper.

Lo único fome es que se me escapaba una bubi, así que no me la llevé 🙁

De todo lo que me probé, lo único que no me decepcionaron fueron las chaquetas y poleras básicas (y el peto aquel). Todo lo demás tenía una falla de calce (no me dejé llevar por el diseño solamente).

Finalmente, me llevé esta polera, porque la encontré bonita y de verdad que la tela es muy suave y fresca. Es talla XL y sigo encontrándola un poco corta, pero tengo que superar el largo de todo jajaja. Me costó $12.990, un precio razonable considerando que es un básico con un logo de diseñador y de buena calidad.

¿Ya conocieron ustedes mismas esta colección? ¿Qué les pareció? Cuéntenme en los comentarios!

Cami Navarrete

Mami chula de este blog. Periodista picá a fashonblagger que gusta hacer reviews de productos de belleza, ir a conciertos, bailar en el agua y los perritos.

One Comment

  1. Me gustó mucho la colección, aterrizada y con el brillo que necesitamos, además que la calidad es bastante buena. Fui al falabella del centro y habian arrasado con todo, pero si estaba la blusa que queria, y me quedo bien, soy petite y agradezco cuando encuentro ropa que me queda justita.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *