Entre #bodypositive y #selflove hay una diferencia que no hay que confundir

Hace un tiempo, supe de una chica que luego por circunstancias de la vida, engordó, y junto con este cambio aprendió a abrazar el bodypositive de una forma increíble. ¡Genial! Dije, porque obviamente mientras más entendamos qué significa esto, “la palabra del bopo” va a llegar más lejos, pero sólo un detalle: cuando ella era flaca, subir un kilo era motivo de muerte y desolación. ¿No que el bodypositive es para todas?

Pongo a las Barbies Fashionistas porque son un ejemplo claro de cómo el bodypositive impactó en una marca tan poderosa como Mattel.

La respuesta es sólida: sí. Pero al igual que los movimientos sociales que llevan años luchando, el bodypositive busca mostrar que no hay sólo un tipo de imagen que debe ser socialmente aceptada. Este movimiento abraza todos los tipos de cuerpo, pero aún más los que son marginados de los medios: queers, gordos, discapacitados, con cicatrices grandes, personas de color (o con cualquier rasgo exótico). Básiscamente, cualquier cuerpo que escape de ser una chica alta, muy delgada y (mayoritariamente) de piel blanca.

Y no, no es como “ah ya, entonces los feos se agrupan para decir que son lindos”. Este es un movimiento radical que busca retratar la belleza no tradicional (AJÁ), y aceptarla también. Por eso es que se toma los lugares como Instagram, para expresarse.

Por eso, es que cuando alguien con un “cuerpo normal” (o mejor dicho, socialmente aceptado) quiere unirse al #bodypositive, no puede, porque simplemente no están promoviendo la idea principal del movimiento, tal como dice la activista bodypositive Sophie Carter-Khan. Así que sorry, chiquillas. Lo de ustedes es #selflove, mas no #bodypositive.

Bodypositive no es lo mismo que Amor Propio

Antes de que me reten, no, no es lo mismo, pero sí se relacionan cercanamente uno con el otro fuertemente. Pueden convivir y ser recíprocos, e inevitablemente, uno te llevará al otro.

Mientras Bodypositive es todo lo que mostramos hacia el exterior, el amor propio es un proceso que tiene que ver con nuestro interior. Este último es mucho más profundo; es de definición personal, y tiene que ver mucho con la superación a los miedos, a las trancas y a lo que nos está frenando desde dentro. Y eso le puede pasar a todas, sin importar cómo se vean.

En tanto, el Bodypositive es la expresión y la manifestación hacia el mundo de este amor propio, de la aceptación de todos los cuerpos (tanto tuyo como de tu entorno), y finalmente también funciona como resultado de este proceso. Y felizmente se ha transformado en un movimiento, que es el que nos tiene aquí.

Aunque, en algunos casos, el bodypositive te arrastra indudablemente al amor propio. Por ejemplo, cuando ves fotos de activistas de este movimiento, que te motivan a buscar el camino hacia esta actitud.


=>A Felicity la amo desde que la vi, porque es una modelo plus size con guata (#comouna) y lo mejor es que se le nota.

Dicho esto: amiga fit, amika rekia, amiga modelola, tú que eres regia por definición y que nadie te discrimina por cómo te ves: gracias, únete, te aceptamos. Pero no hagas propio un movimiento que en verdad, no es para ti. A menos que seas físicoculturista: tal como hizo MAC hace unos años incluyendo a Jelena Abbou como rostro de campaña.

Si quieren conocer una marca chilena que está encaminándose a tener un universo bodypositive completísimo dentro de sus modelos (aunque algunas sean sólo por campañas), revisen el Instagram de Love Lust lingerie, que está full comprometida con mostrar muchos tipos de cuerpos distintos, incluyendo a la seca Dani Zapata (bailarina y basquetbolista) que se lució en una sesión full sensuala en su silla de ruedas (AUNQUE aún le meten demasiada shala al photoshop y al retoque y se nota demasiado, pero supongo que eso es lo de menos considerando la iniciativa bacán que se están mandando).

Con cuál se sienten más identificadas ¿bodypositive o selflove? Yo al menos, con ambas 😉

Cami Navarrete

Mami chula de este blog. Periodista picá a fashonblagger que gusta hacer reviews de productos de belleza, ir a conciertos, bailar en el agua y los perritos.

3 Comments

  1. El movimiento body positive fue formado en 1996 por Connie Sobczak y Elizabeth Scott, donde ellas proponen que el body Positive enseña a las personas a reconectarse con su sabiduría corporal innata para que puedan tener un autocuidado más equilibrado y alegre, y una relación con todo su ser que esté guiada por el amor, el perdón y el humor.
    Dejar el odio corporal y volverse libres para enfocarse en el propósito de su vida preciosa.

    • Esa es una ONG creada por Connie y Elizabeth, pero el movimiento bodypositive es más transversal, se usa como concepto y no está bajo el alero de esta organización. Me atrevería a decir que el bodypositive como movimiento es mucho más antiguo, y ya se dejaban luces de él con artistas reconocidas como Grace Jones, Cindy Lauper e incluso Madonna.
      Lo importante es que todo esté alineado con lo que esta organización plantea, porque dejar el odio corporal y el auto bullying es el punto de partida para ya sentirnos mejor 🙂

  2. De todas formas, lo que no me gusta de fotos como la de la modelo que aparece más arriba en el post, es que sigue igual el patrón tradicional de belleza. o sea, claro, está gorda, se gusta, se ve bien. Pero sigue siendo una rubia nariz respingada con cara de modelo. Y lo hace en una sociedad en la cual es más tolerada la obesidad que otras categorías como la raza o la etnia. Porque aún si en un desfile de moda se quiere retratar y rescatar (valorizar) alguna etnia, se hace con modelos convencionales vestidas con atuendos tradicionales, reforzando estereotipos y manteniéndolos al margen. Creo que si bien parece rescatar un concepto de integración corre el riesgo de ser un movimiento en el cual, en verdad, no todes caben

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *