15 49.0138 8.38624 1 0 4000 1 https://nosoyfashionista.cl 300 true 0
theme-sticky-logo-alt

Del maltrato emocional y otras hierbas (para que no les pase a ustedes)

12 Comments
Las mujeres más inteligentes son las más tontas emocionalmente. Eso me decía mi mamá, y me lo volvió a repetir luego de que terminé una relación de la que salí a duras penas con la autoestima y mi seguridad completamente destruidas.

Estamos en 2013, lo sé. Pero vivimos en un país que es mayoritariamente patriarcal y en el que aún se discuten temas tan absurdos, como el aborto, el matrimonio igualitario o los sueldos desparejos entre hombres y mujeres. Digo absurdos porque son cosas que deberían aceptarse normalmente, que son propias de un mundo moderno y medianamente desarrollado, con humanos pensantes y de mentes abiertas.

Sí, estamos en 2013. Pero aún existen hombres que creen que pueden actuar como dueños de fundo del siglo XIX. 

Para qué estamos con cosas, son cada vez más las mujeres que se independizan y que arman la vida a su pinta, sin necesitar de un hombre que las mantenga o algo por el estilo. Hay hombres que temen a ese tipo de mujeres, y según mi teoría, que se sienten menos, apocados, castrados y hasta disminuidos por estar emparejado con una fémina que ha logrado lo mismo o más que ellos. 

No me pregunten por qué pasa esto. Quizás fueron criados dentro de un círculo machista, “a la antigua”, donde el juego de los roles aún estaba muy marcado. O simplemente se hicieron la idea de que su virilidad depende de cuánto control ejercen sobre sus parejas.


Quizás ya no anden con la huasca en la mano arriba del caballo, así que ocupan otras técnicas. Algo por lo que atravesé y me costó aceptar, pero con ayuda pude enfrentarlo: el maltrato emocional.

No faltó el amigo que me dijo “Ya, le estai poniendo musho”, pero lo hablé con mi sicóloga, y sí era eso. Tuve también la oportunidad de conversar con Pepa Valenzuela una bloggera y periodista que admiro mucho, y que también vivió crudamente esta experiencia por años (y que terminó escribiendo un libro), y ¡sorpresa! Me felicitó por haberme dado cuenta “a tiempo”. Va entre comillas, porque igual tuve que pasar por pésimos ratos.

Estar con alguien que te maltrata emocionalmente es heavy. Pero no es tan heavy cuando no te has dado cuenta, sino que al final, cuando te preguntas dónde ha quedado tu yo original, tu esencia. Entonces ahí decides darle un giro a la situación, ordenarla o bien ponerle término. Yo opté por lo último, no me quedó otra.

Acá va una lista de señales y acciones de la vida cotidiana, que si se repiten mucho debes poner ojo, porque podrías estar involucrándote con alguien que podría maltratarte emocionalmente. 

No le gusta cómo te vistes (te reclama por estupideces como el escote o el largo de la falda), y terminas cambiando tu ropa.
Se enoja por las cosas que comentas o escribes en tus redes sociales. “Que feo lo que escribiste en Twitter” suele ser algo que se repite mucho.
No se interesa por tu entorno. Si con suerte ha ido a tu casa unas tres veces al año o no está “ni ahí” con conocer a tus amigos, cuidado.
Tiene una excesiva preocupación por lo que hiciste en tu pasado. Como me han dicho mis amigas: pasado, pisado. Da lo mismo si te has metido con medio Chile, alguien que no se siente en confianza contigo aunque tú le des toda la tuya, claramente no te merece.
Es impulsivo, le falta autocontrol o no sabe cómo comunicarse.
Te oculta cosas, pero tú debes contarle todo. It happens.
Tiene actitudes sexistas. Muchas veces “como talla”, pero ojo, que las bromas pueden estar diciendo mucho de la realidad.

Esto, como pista del inicio del fin. Encontré este artículo en Belelú relacionado al tema, que da algunas cifras importantes del maltrato emocional en Chile y México y que pueden serte interesantes.

Que no les pase, chiquillas. Y chiquillos, no se dejen mandar por una mujer dominante. Todo debe tener su equilibrio. Deben tener claro que las relaciones se basan en la confianza, el cariño y las cosas que ambos disfruten juntos. Es amor, no dominancia. Es querer estar con otra persona. Para maltratarse, mejor pegarse un tiro.

Previous Post
Crema de Macadamia + primera compra en Obzes.com
Next Post
Inspiración: Arched Eyebrow
Cami Navarrete

Mami chula de este blog. Periodista picá a fashonblagger que gusta hacer reviews de productos de belleza, ir a conciertos, bailar en el agua y los perritos.

12 Comments

  • Agosto 15, 2013 at 4:28 am
    Anonymous

    creo que también hay que tener ojo, que frente a esto, las mujeres asumen un rol ‘hadamadrinista’, es decir, esperan que el hombre en cuestión algún día cambie y se de cuenta del daño que hacen o han hecho. ¿y cómo?, no actuando como victima, sino como una Juana de Arco que lo aguanta todo, incluso autoquemándose en la hoguera.

    No somos mujeres de hierro, por mucho que lo presumamos y no podemos aguantar por mucho tiempo lo inaceptable. Sólo así mantenemos el círculo de violencia, que puede darse incluso con aquella comunicación no verbal.

    Lamentablemente, a veces somos nosotras las responsables de hacer vivir estos organismos parasitarios con una o uno. Y si nos vamos al ámbito de la biología, es muy difícil que el parásito se desvincule del organismo parasitado, es decir, el huésped, ya que comienza a vivir la situación bajo un ánimo de dependencia.

    Despegarse de ello es difícil, más difícil es hacerse la idea de que sí, se está siendo victima de una violencia innecesaria.

    No somos hadas madrinas.
    Hombres y mujeres tampoco somos los claros ejemplos de pureza y bondad.

    No olvidar ello.

    /

    Kontraky

    Reply
    • Agosto 21, 2013 at 1:49 am

      Pucha que es difícil despegarse, pero más difícil es recuperarte hasta volver a ser la misma de antes..

      Sabias palabras 🙂

      Reply
  • Agosto 16, 2013 at 1:43 pm
    Anonymous

    Me sorprende leer que también pasaste por esto (Quizás sepas quien soy). Yo estuve tres años inmersa en una relación infernal. Lo mío empezó desde el primer día con la violencia psicológica, los comentarios hirientes de que estaba gorda, que me vestía mal, que era tonta, etc, etc. Claro, lo mío pasó por un tema de autoestima y de que quería que este pololo fuera importante. Yo misma me boicotié y permití que el hecho de amarlo me tuviera presa. Y concuerdo mucho con el comentario de arriba: nunca más de hada madrina. “Yo lo voy a cambiar con mi cariño”. Chicas, NO CAMBIAN. Al menos estas actitudes del artículo no se cambian porque son parte de la base de la personalidad del susodicho. Lo estético quizás se pueda alterar con el tiempo, pero lo importante es que si identificamos cosas que no nos gustan o que nos hacen sentir mal desde el principio, den media vuelta y CHAO.

    Ni hablar cuando llegan a levantarte la mano… Ese sí que es un CHAO DEFINITIVO…

    Me dio mucha pena saber que te pasó esto. Espero que estés mejor.
    Un abrazo.

    Reply
    • Agosto 21, 2013 at 1:50 am

      No logré identificarte 🙁
      Pero sí, es triste y lamentablemente una cae de puro mensa.

      Cariños (:

      Reply
  • Agosto 17, 2013 at 11:04 pm

    Holi hace un tiempo leo tu blog y lo encuentro super chori.
    A mi nunca me ha pasado esto, he tenido un pololo con el que sigo actualmente y nunca he sufrido esto y los individuos de antes nunca fueron muy importantes.
    Eso sí tengo varias amigas que han pasado por esto, y lo que he notado en ellas es que tenían el autoestima por el suelo antes de empezar a pololear entonces aguantaban sus estupideces como que te digan tonta (aunque sea en broma lo encuentro atroz!) o que te digan como vestirte (tenía una amiga a la que el pololo le decia que ocupaba la falda muy corta, tampoco le gustaba que usara tacos) y otras situaciones como las que nombraste.
    Por eso que creo que es fundamental en una mujer tener el autoestima alto porque así sabes lo que vales y que no tienes que aguantar a un imbecil. también es importante aceptar que la mayoría de los hombres no cambian, por ejemplo si son machistas es díficl que dejen de serlo :/

    saludos

    Reply
    • Agosto 21, 2013 at 1:51 am

      Depende de nosotras seguir subiéndonos la autoestima, verdad?
      Gracias por leer, Natalia, un abrazo!

      Reply
  • Agosto 21, 2013 at 2:01 am
    Isa Orrego

    La gracia de escribir de lo feo, pero en lindo. Y como dice Américo, qué levante la mano, a quién no le ha pasado (o algo así). Un abrazo!!! @isaorrego

    Reply
  • Octubre 13, 2013 at 4:05 pm

    Cami que heavy, gracias a Dios yo no pase jamás por eso y tengo un esposo maravilloso, que todos los días me dice lo hermosa que soy (será que pasamos poco tiempo juntos por el trabajo ¿?, prefiero pensar que le encanto no mas jjajjijij). Pucha linda que fuerte en verdad, lo bueno es que te libraste de él y tienes la valentía para decirle a las demás que también pueden. Besotototototototes!

    Reply
    • Octubre 14, 2013 at 3:51 pm

      Aún no logro librarme porque hizo tan bien la pega, que incluso terminada la relación sigue dando jugo… ayayay de mí 🙁

      Reply
  • Octubre 17, 2013 at 10:53 pm

    Yo también pasé por esto, 10 años y un hijo fueron el resultado de esa relación. Y no es necesario tener la autoestima baja para caer, porque si la tienes alta, el susodicho se encarga de bajártela de alguna manera. Manipulan, mienten y disfrazan la realidad para que no te des cuenta de lo que está pasando. Te ponen por las nubes y te hacen sentir la persona más importante en el mundo, para luego tratarte pésimo y dejarte pensando que hiciste mal. Siempre se las arreglan para hacerte pensar que tú tienes la culpa de todo. Siento como que estuve metida en un agujero estos años, y recién salí, es muy difícil recuperarse, volver a ser tú misma, pero yo tengo un aliciente, que es mi hijo, por él terminé con esa relación, porque le estaba afectando también y eso si que no lo iba a aguantar, ese fue mi límite. Hoy entiendo que él es un hombre muy enfermo, que yo no tuve la culpa de nada, que fui una víctima, pero lo más importante, entiendo que depende de mí volver a ser feliz, así que ánimo 🙂 Pau.

    Reply
    • Octubre 21, 2013 at 8:46 pm

      Un abrazo bien apretado para ti, Pau 🙂 Me alegro saber que ya estás saliendo de eso!

      Reply
  • Noviembre 9, 2013 at 8:38 pm

    Debo decir que en verdad el maltrato emocional o psicológico no es considerado como un tipo de maltrato, yo viví 17 años con un padre que no solo maltrataba a mi madre de esa forma si no a todos dentro de la casa, me causo una depresión y anorexia, y en verdad, me molesta que el resto del mundo crea que no duele, por que duele, y creciendo con los años puedes darte cuenta que tus comportamientos están marcados por la inseguridad del maltrato, yo siempre veía a las mujeres maltratadas pero siempre es con golpes, siempre se alude al maltrato físico, los moretones se borran, pero la mente no se sana con el tiempo.

    Reply

Leave a Reply